Erick y Yanet. FDS #59. Noviembre, 2010.


Yo (Erick) recibi la invitación de Yanet y siendo honesto, no tenía muchas ganas de asistir, pero ella insistió así que no me quedó de otra. y me dije: " si Yanet  va a estar contenta y va a contar como pláticas matrimoniales pues hay que ir y matamos dos pájaros de un tiro...".

Por otro lado Yanet siempre estuvo muy entusiasmada ya que aunque llevábamos 5 años de relación de noviazgo y aunque teníamos ya la fecha de la boda, todavía existían muchas diferencias entre nosotros que no podíamos reconciliar ni llegar a ningún acuerdo ya que siempre terminabamos peleando.

Antes de ingresar al encuentro me sentí un poco indispuesto, enojado porque pensaba que Yanet había hecho un plan malévolo para cambiarme, pero mientras transcurría el encuentro, gracias a todo el contexto, inicié por conectarme con mi sentimientos, a conectarme con Yanet y sobre todo a conectarme con Dios...


Yo (Yanet) me sentía asustada y nerviosa de que Erick se mostrara indispuesto e insensible y por lo consiguiente mal humorado, pero durante el encuentro pude percibir claramente sus sentimientos y de cómo, en muchas situaciones yo habia actuado con egoísmo. Desde la primera plática fui mas sensible  con él y lo escucé, y me atrevo a decir que 3 días dieron los frutos y las respuestas que yo espere en 5 años.

Aprendimos que poner a Dios en la relación puede romper con muchos lazos de egoísmo, para que dejemos de lado el YO y los propios intereses para convertirnos en un NOSOTROS....aprendimos que despues de todo no eramos tan diferentes como creíamos, solo que no sabíamos como comunicarlo..., desde que regresamos estamos aplicando lo que vivimos, tenemos mucha fé que esto es solo el principio de un nuevo noviazgo más fructifero que consientemente culminará con el Santo Sacramento del Matrimonio....
Lo recomendamos ampliamente ya que puedes conectarte con tres partes escenciales en tu vida: Dios, Tu mism@ y tu pareja.....con el corazón en la mano decimos que hay un antes y un despues,  despues  de vivir el encuentro de novios, aún si no estan pensando en casarse, esto enriquecerá mucho sus vidas (y también por que la comida q dan esta rica jijiji).

No, ya hablando en serio, hombres: "anímense a ir". Sé que la mayoria está indispuesto a este tipo  de cosas pero les aseguro que vivir esto es algo que te va a cambiar la vida.

Erick y Blanca. FDS #59. Noviembre, 2010. 


Nosotros fuimos invitados por una pareja de amigos que ya había vivido ese encuentro y tienen poco tiempo de casados. Desde el momento que nos invitaron nos pareció muy interesante y sí deseabamos acudir, por lo cual estuvimos atentos a las fechas en las que se realizaría, de manera que organizamos nuestros tiempos laborales para poder acudir.


Nos llamó la atención ese fin de semana y decidimos acudir porque parecía ser una actividad enriquecedora para nuestra relación y algo diferente a lo que solemos hacer, también sonaba como una experiencia más que compartir. Durante el encuentro nos sentimos integrados mutuamente, contentos porque ambos mostramos disposición para las actividades y disfrutamos cada momento, incluyendo aquellos que llegaron a ser muy cansados. Lo vivido en el fin de semana sí nos sirvió a nuestra relación; primero fue como un diagnóstico y corroboramos que estamos en la misma sintonía; luego, fue muy emotivo porque nos permitimos abrir nuestros sentimentos, deseos y necesidades de una forma más profunda que nos permitió conocernos mucho más, lo que ha fortalecido más nuestra relación, además de que como personas individuales también nos ayudó para reflexionar muchas cosas y de esa manera estamos mas preparados y conscientes para unirnos y pertenecernos muchos más.


Recomendamos vivir esta experiencia porque si tu lo permites, te puede ser útil para conocerte y conocer a tu pareja de una forma más profunda y puede ser alimento para su relación. También puede ser el caso que logren las parejas definir si van o no por el mismo rumbo, incluso puede ayudarles a sanar heridas y tomar decisiones acertadas sobre el futuro de su relación. Ayuda muchísimo a mejorar esa etapa tan hermosa que es el noviazgo, de manera espiritual y racional.